Déjame ir

Imagen
El piano resonaba. No era música que alegraba el corazón, era un cuchillo que traspasaba lo invisible. Te veía en el espejo mientras sonreías, tan imponente como el amanecer, tan deleitante como el anochecer. Tus ojos turbios transmitían una historia sobreentendida, con un inicio claro pero con un final inconcluso. Llévame al compás de la música, busca las caderas mientras bailas al ritmo de la vida, bajo las máscaras de la hipocresía nadie sabrá que eres tú. Entrelaza los dedos, no pises al oponente, dale la mano al caer porque tal vez algún día tú también puedas caer. No olvides darme la vuelta, todo el mundo espera el efecto reflejo de lo que supone que hacen todos. El sudor baja por tu cuello, olvidaba lo cansino que es bailar la vida, bailarte de una manera particular; como bailar para no llorar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...